Yego, el atleta keniano más peculiar

De sobra es conocida la importancia y la tradición de un país como Kenia en el mundo del atletismo, pero eso sí, siempre ligada al fondo y el medio fondo, de donde surgieron algunas de las mayores estrellas de todos los tiempos y también bien famosos sus duelos con sus rivales etíopes.

Pero hoy no vamos a hablar del gran Paul Tergat, ni de los actuales Rudisha o Kimetto… hoy vamos a hablar de un lanzador de jabalina y si… quien nos diría hace unos años que para hablar de la jabalina hablaríamos de Kenia.

Y es que los tiempos en los que la jabalina era cosa de los europeos, en especial escandinavos, esta cambiando, ya tuvimos un campeón olímpico de Trinidad y Tobago y ahora, nuestro protagonista, Julius Yego, lidera el ranking mundial del año.

Julius Yego nación en Cheptonon (Kenia) hace 26 años. Desde pequeño mostró su amor por el lanzamiento de jabalina, ya que siendo el un niño y ayudando en la granja familiar de su pueblo rural, se hacía varas de madera que lanzaba a modo de la disciplina que tanto le gustaba.

Sus inicios en el atletismo, como la de casi todos los kenianos, fue en el fondo. Pero las pruebas de 10000m no se le daban bien y pronto tuvo que cambiar de disciplina.

En sus inicios entrenando en el cuerpo de policía.
En sus inicios entrenando en el cuerpo de policía.

Siempre había sentido amor por el lanzamiento de jabalina y fue entonces cuando decidió intentarlo, no contaba ni con medios ni con un entrenador, pero si con su sueño de ser olímpico en jabalina y para ello fue a través de su fuerza de voluntad y de ver vídeos de los grandes jabalinistas por Youtube como fue mejorando y creando su técnica. No deja de ser tremendo que Yego sea un autodidacta de una disciplina tan técnica como esta.

Hay que tener en cuenta que apenas hay jabalinas de nivel en Kenia, solo en algún estadio de la capital, Nairobi. Los materiales y lugares donde prepararse para una prueba como esta escasean, además es una disciplina donde es importante contar con entrenadores y gente experta, lo cuál por falta de tradición en su país tampoco tiene. Estos son muchos de los hándicaps con los que contaba el atleta pero que no han conseguido acabar con su sueño.

En 2006 en una campeonato juvenil ya logró su primer récord nacional, lanzando el artefacto a más de 71m.

Pronto puso su meta en ser olímpico viendo la jabalina en Atenas, y mejorando su técnica con vídeos de los grandes Zelezny y Thorklidsen, de ahí el apelativo de Mr YouTube,

En 2011 llego sin duda su gran despegue, fue en los Juegos africanos, al que estuvo apunto de no acudir por falta de dinero, y donde se llevo el triunfo con una marca de más de 78m. Eso le habría muchas puertas e incluso una beca para entrenar en Finlandia, una de las mecas de la Jabalina y donde vivió varias anécdotas como la de viajar a un país nórdico sin ropa de abrigo, etc…

El sueño olímpico cumplido

Al año siguiente vería cumplido su sueño al lograr clasificarse para los Juegos Olímpicos de Londres. Era el primer atleta de Kenia que lanzaría jabalina en unos Juegos.

De repente se encontraba en pleno estadio olímpico lanzando al lado de los atletas que poco tiempo atrás veía por la red.

Cumpliendo su sueño de ser olímpico.
Cumpliendo su sueño de ser olímpico.

En la calificación realizó un gran lanzamiento de 81,81m que lo catapulto a la gran final olímpica, donde fue décimo con 77,15m pero desde luego su sueño estaba más que cumplido.

Tras los Juegos la popularidad de Yego fue creciendo en su país, que por primera vez veían una posible estrella del atletismo fuera de las carreras. En el 2013 Yego que seguía mejorando el récord nacional, fue nombrado capitán del equipo de Kenia para el Campeonato del Mundo de Moscú.

Y una vez en el campeonato estuvo apunto de colgarse la medalla de bronce, que perdió en el último lanzamiento, quedando cuarto con una gran marca de 85,40m.

En 2014 ya totalmente establecido en la élite logró la medalla de oro en los Juegos de la Commonwealth por delante del campeón olímpico Walcott.

Y ahora esta en boga de todos por su lanzamiento del otro día en Birmingham, donde logra su primer triunfo en una prueba de la Diamond League y la mejor marca mundial del año con un tremendo registro de 91,39m que es el nuevo récord africano.

Habrá que ver hasta donde es capaz de llegar este fenomenal atleta keniano, pero lo que esta claro es que ya nos ha dado un gran lección a todos, y es que los sueños se pueden cumplir si se lucha por ellos pese a que a veces no sean las mejores condiciones para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *