Vuelve el mejor Lavillenie en una preciosa tarde de pértiga en Clermont

Aveces los grandes deportistas nos acostumbran a dominar tanto su especialidad y a ganar siempre con tanta solvencia y suficiencia que nos hacen olvidar lo duro que es ganar en la élite y más en un deporte como el atletismo.

Renaud Lavillenie es uno de los mejores atletas que haya podido ver y siempre gana tan fácil, salta tan sobrado, que hasta que no le llegan unos meses malos no valoramos al cien por cien el mérito de sus hazañas, ni lo grande que realmente es.

Había pasado unos meses malos, tras escapársele de nuevo el título mundial al aire libre, lo único que falta en su inhumano palmares y desde entonces no había sido el mismo, con varias competiciones perdidas y sobretodo sin encontrar las sensaciones para realizar los grandes saltos a los que nos tiene acostumbrados.

Pero esta tarde, en su tierra, volvimos a ver al gran Lavillenie en acción, disfrutando y haciendo disfrutar, con su hambre competitiva de siempre y levantándonos a todos del asiento. Y tenemos que decirlo, como nos gusta el atletismo por gente como el francés.

En Clermont se celebraba la primera edición del All Star Perche que reunía a los mejores de esta compleja y preciosa especialidad de la pértiga.

Esta prueba viene a ser un All Star de la pértiga, que reúne a los mejores especialistas del mundo y que organiza el propio atleta francés.

En la categoría masculina no podía ser más excepcional el cartel con la presencia de Lavillenie y los dos últimos campeones del mundo, el emergente canadiense Barber y el alemán Holdzdeppe, además de otros grandes como el griego Filipidis o los polacos Lisek y Wojciechowski, el hermano de Renaud, Valentin o el americano Kendricks. Lo mejor de lo mejor reunido en suelo francés.

Lo que vamos a disfrutar de la pértiga con estos dos.
Lo que vamos a disfrutar de la pértiga con estos dos.

La cosa empezó con algunos grandes favoritos en problemas, Barber complicándose en la primera altura y Holdzdeppe fuera al no pasar los 5,70m primera altura que intentaba.

Barber pronto cogió el pulso a la competición y Lavillenie prometía ser el de siempre pasando los 5,70m y luego los 5,84m a la primera, avisando que hoy podría tener uno de sus grandes días.

El nivel de la prueba estaba siendo impresionante con hasta 5 atletas superando los 5,84m. Además de Barber y Lavillenie, Filipidis, Kendricks y Wojciechowski.

Pero lo mejor estaba por llegar, Lavillenie seguía con su concurso perfecto y superaba a la primera los 5,91m, pero el bravo atleta canadiense no se arrugaba y daba muestras de su gran calidad superando también con solvencia esa altura.

Por tanto se quedaban los dos en un mano a mano en busca del triunfo.

Y en su primer intento el genio francés puso en pie a todo el estadio superando los 6,02m en un maravilloso salto que lo ponía como líder mundial del año.

Gran emoción de Renaud tras el salto, sabiendo que volvía a ser él, se había reencontrado consigo mismo y no pudo evitar la emoción y las lagrimas. Espectacular una vez más este pedazo de crack.

Sin duda la imagen de la prueba, la emoción de Renaud.
Sin duda la imagen de la prueba, la emoción de Renaud.

Barber, que sigue demostrando que su título mundial no fue casualidad y que es un gran atleta, no pudo con los 6,02m y se conformo con la segunda plaza.

No contento con lo ya logrado, Renaud, un hombre de grandes retos, puso el listón en 6,17m buscando mejorar su propia plusmarca mundial, al final no lo logró pero nos dejo de nuevo una gran actuación y la alegría de verlo de nuevo disfrutando de la pértiga. Sin duda alguna representa lo mejor del atletismo, un atleta que nunca nos cansaremos de reverenciar.

En definitiva una tarde inolvidable de pértiga, repleta de emociones y que nos dejó a todos con la emoción a flor de piel y sabiendo que en Oregon veremos un precioso duelo entre el gran Lavillenie y un pedazo de atleta como Barber.

También se disputó la prueba en categoría femenina, donde la victoria fue para la brasileña Fabiana Murer con 4,71m, la misma marca que la griega Kiriakopoulou. Tercera fue la suiza Buchler con 4,62m.

En definitiva una genial tarde de una disciplina tan bonita como la pértiga, esperemos ver muchas ediciones y de este nivel de este All Star de los pertiguistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *