Una Legua de chiste

Tras varias semanas alejado de la competición ya estoy de vuelta. Soy Alberto Rodríguez y este pasado Domingo participé en la Legua de Julio Rey, en Toledo. El resumen de esa carrera es, que todo lo malo que podía haberme pasado, se cumplió. Pero hay que reirse de estas cosas y evitar que vuelvan a pasar. A continuación os cuento un poco más detalladamente como me fue.

Siempre que visualizas el día anterior la carrera, mentalmente te ves fuerte y con posibilidades de algo grande si haces la carrera perfecta, y como soñar es gratis… (de momento). Mi caso de este pasado Domingo es el de la carrera mas imperfecta que pudo haber.

Mi primer error fue que se me pegara un poco la sábana, así que llegué solo 30 minutos antes a la carrera. Al llegar allí me acerco a por el dorsal cuando… ¡sorpresa! no tienen mi dorsal… Mi nombre aparecía en las listas de inscritos pero no tenían mi dorsal. Tras mas de 5 minutos buscando y viendo que hacían conmigo deciden darme un dorsal nuevo como si acabase de inscribirme, primer problema resuelto, pero ya íbamos mal de tiempo.

Yo corriendo en la Legua Julio Rey

Entre quitarme la ropa de encima, ponerme las rodilleras, etc… se van otros 5 minutos. Para colmo ante tantos nervios noto que necesito hacer aguas menores, lo que me faltaba… Corriendo a bajar a un pabellón cercano para no tener que ponerme a “regar” los jardines que había alrededor. Otros 5 minutos perdidos. Cuando vuelvo y empiezo a calentar ya solo faltan 10 minutos para el inicio de la carrera. Ya voy fatal de tiempo.

Empiezo a correr y calentar y cuando solo llevo 2 minutos oigo que por la megafonía ya nos están llamando para ir hacía la salida… “No puede ser joder!!” me digo a mi mismo. Intento calentar lo mas rápido que puedo aun a sabiendas que ya va todo de culo. Llego a la zona de salida y ya está casi todo el mundo listo. Me consuela pensar que he podido calentar al menos 5 minutos, pero ya no voy bien mentalmente.

Miro el reloj y veo que faltan 4 minutos para la hora de inicio. Intento ponerme a estirar (si, aun no había estirado) sujeto a una valla mientras espero que por la megafonía vayan avisando de que nos preparemos, como suelen hacer en todas las carreras a las que he ido.

No se si sería que ya estaba descentrado, o los nervios que me hicieron ensordecer, o que realmente los organizadores no avisaron por megafonía, el caso es que cuando solo llevaba 1 minuto estirando oigo el pistoletazo de salida, el cual me pilla con un pie entre las vallas y tengo que sacar rápidamente, perdiendo unos segundos y poniéndome mas nervioso y atacado. En ese momento ya sabía que con todo lo que había pasado la carrera no iba a ir bien ni mucho menos.

La carrera como siempre empezó fuerte, la gente iba a ritmos altos. Encontré a un amigo que participaba y me puse a su estela. Iba a ir a su rueda toda la carrera, o eso intentaría. El circuito eran 2 largas rectas que se hacían eternas y había que dar 5 vueltas para completar el recorrido de 5,6 km. Cuando solo llevábamos 2 vueltas empecé a descolgarme del mi amigo poco a poco. La vuelta 3 empecé a sufrír y para colmo volvió la mala suerte, se conoce que  entre el público había algún tuerto y solo se fijaba en mi porque tropecé con una piedra torciéndome el tobillo derecho, ¿qué más podía salir mal? Intenté seguir y aunque iba cojeando notaba que el tobillo poco a poco respondía mejor. Cuando completé la 3a vuelta empecé a encontrarme algo mejor de modo que subí el ritmo poco a poco según veía que el tobillo iba mejorando. En la 4a vuelta ya sin molestias, subí más el ritmo y alcancé a mi amigo que me había dejado unos 50m atrás y le animé para que me siguiera. Seguí toda esa vuelta fuerte y aumentando cada vez más el ritmo y llegué a la última vuelta con fuerzas para darlo todo, era mi momento. Por delante iban todos muy lejos, pero pude adelantar a una persona y completé la vuelta más rápida de las 5 que hice.

Llegando a la meta

El tiempo en meta fue de 24 min y 15 seg, muy por encima de los 23 minutos que me marqué como objetivo a batir, pero dadas las circunstancias creo que pensándolo en frío no estuvo mal. Volvía a competir y sin ningún tipo de miedo por la lesión pasada. Además el ritmo que marqué fue de 4 min 18 seg por kmHe bajado mi ritmo 12 seg en solo 3 semanas de entrenos desde aquellos 4 min y 30 segundos por km que hice en el cross Espada Toledana. Si sigo esta progresión creo que puedo mejorar mis ritmos bastante en próximas carreras.

En cuanto a mi próximo objetivo, este próximo Domingo corro la San Silvestre de Sonseca (Toledo) de 7,2km. El objetivo será bajar de 30 minutos y volver a tener buenas sensaciones. Mientras tanto esta semana tendré que evitar ser mirado por tuertos, pasar por debajo de escaleras y que se me crucen gatos negros jeje. Saludos!

Por: @Albertobe7

Alberto Rodríguez

Intento de atleta y marchador. Toledano acogido en Madrid. Se supone que soy el que manda aquí. Se supone. Tw: @Albertobe7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *