0

Stefka Kostadinova, la gran saltadora

Stefka Kostadinova, atleta búlgara nacida en 1965, es sin duda una de las grandes estrellas de la historia de nuestro deporte.

La fenomenal saltadora de altura, se convirtió en leyenda no solo gracias a su gran palmares, campeona olímpica, del mundo y europea, sino también por tener uno de esos récords que parecen perdurar hasta la eternidad y también por saber reponerse a momentos complicados durante su carrera, que a continuación repasamos.

Kostadinova empezó en la altura con 12 años y con tan solo 16 participó en su primera gran competición, el campeonato de Europa junior, donde solo pudo ser décima.

Fue en 1984 cuando daría el gran salto a la élite, en esa temporada mejora la barbaridad de 10cm su marca, llegando a los 2 metros.

Era una atleta de 180cm de altura extremadamente delgada y con una gran envergadura, capaz de elevarse con extrema facilidad.

A pesar de su gran temporada y de ser cuarta en el ranking mundial del año, no pudo asistir a los Juegos de Los Ángeles debido al boicot de los países del Este.

Al año siguiente en una temporada impresionante se convirtió en la mejora saltadora del mundo.

Lidero el ranking mundial con 2,06m a tan solo un centímetro del récord del mundo.

Se proclamó campeona del mundo y de Europa Indoor y también venció la Copa del Mundo, disputada en Camberra.

En 1986 llegaron los récords y su primer gran título al aire libre.

En tan solo seis días bate dos veces el récord del mundo, primero lo iguala con un salto de 2,07m en Sofía. De esta manera igualaba el actual récord en poder de su compatriota Andonova.

Y tan solo seis días después también en Sofía, vuela por encima de los 2,08m para establecer un nuevo tope mundial.

En verano conquista el Campeonato de Europa en Sttutgart.

Los éxitos no parecían tener fin para esta extraordinaria saltadora, que en 1987 tuvo un año de ensueño, todavía mejor que el anterior.

Y es que en invierno volvió a ser campeona del mundo y de Europa Indoor.

En Roma se llevó el título y dejó el actual WR.

En verano, en los Campeonatos del Mundo de Roma, tuvo una actuación historia y una vez ya conquistado el oro, puso el listón en 2,09m y estableció un récord del mundo, que a día de hoy 17 años después, sigue sin ser superado.

Tras esos años llenos de éxito y dominando la prueba con tiranía, le llegaba la oportunidad de lograr lo que le faltaba, el título más preciado, el oro olímpico.

Tres semanas antes de los Juegos de Seúl salto 2,07m y llegaba preparada y como única favorita al oro.

Pero ganar no es fácil y menos un oro olímpico y en una de las mayores decepciones de su carrera se quedo en 2,01m y fue batida por la americana Ritter.

Esa medalla de plata sabía a derrota para la búlgara.

Kostadinova decepcionada con la medalla de plata.

Después del mal trago de Seúl llegó lo peor, en 1989 sufría una grave lesión que la mantuvo dos años fuera de la competición.

En 1991 volvía a las pistas, pero no parecía la misma y además había nuevas especialistas que parecían en mejor momento que ella, en especial la alemana Heike Henkel.

Ese año solo pudo ser sexta en los mundiales de Tokio.

Parecía que en 1992 recuperaba su nivel de antaño, salto 2,05m , lo que suponía la mejor marca del año y junto la alemana Henkel eran las grandes favoritas para el oro olímpico en Barcelona.

Kostadinova soñaba con resarcirse de lo ocurrido en la olimpiada anterior.

Pero su actuación en Barcelona fue muy mala, y queda relegada a la cuarta plaza con un pobre salto de 1,94m, mientras que Henkel conquistaba el oro con 2,02m.

En 1993 consiguió en Toronto su cuarto entorchado mundial Indoor.

En verano volvió a dominar el ranking mundial con 2,05m, pero en los Mundiales de Stuttgart volvió a decepcionar y ni tan siquiera paso a la final.

El título sería para la cubana Quintero.

En 1994 se toma un descanso para casarse y tener un hijo, reenganchándose a la competición en el verano de 1995.

Participó en el Campeonato del Mundo de Goterborg sin estar en su mejor momento por la falta de preparación, pero a pesar de ello con un salto de 2,01m conseguía proclamarse por segunda vez campeona del mundo.

Campeona del mundo de nuevo en Goteborg 95.

Y llegaba 1996, ya 31 años y una larga y exitosa carrera deportiva a las espaldas. Pero le faltaba algo, lo más importante, el oro olímpico.

Y ella sabía que Atlanta, sería su última oportunidad.

En la más que probable mejor final olímpica de la disciplina de la historia, Kostadinova lograba al fin el deseado título olímpico y cerraba un palmares prácticamente perfecto.

La final fue un autentico espectáculo, la búlgara saco todo lo mejor de ella para poder vencer a la griega Bakoyianni, que la apretó hasta el final.

Pero Kostadinova elevó el listón hasta el 2,05m para superarlo y establecer un nuevo récord olímpico.

Y al fin!!! Kostadinova campeona olímpica.

Intentó posteriormente el 2,10m y batir su propio récord del mundo, pero no fue posible. El objetivo estaba más que cumplido.

En 1997 tras proclamarse por quinta vez campeona del mundo bajo techo, sufre una grave lesión en un pie en verano que a los 32 años le obliga a poner punto y final a una carrera deportiva impresionante.

Tras su retirada ocupó diferentes cargos en la administración deportiva y desde 2005 es la presidenta del comité olímpico búlgaro.

La búlgara tras su retirada ocupa un carga deportivo en su país.

Resumiendo, Kostadinova posee el récord del mundo de la disciplina desde hace 17 años, ha sido campeona olímpica, dos veces campeona del mundo y campeona de Europa.

Además ha sido cinco veces campeona del mundo Indoor y cuatro de Europa.

Seguramente la mejor saltadora de la historia y una de los grandes de nuestro deporte.

By @devesovic

Iván Devesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *