Mayte Martínez, ejemplo de sacrificio, tenacidad y pasión por su deporte

Estrenamos una nueva sección, donde os acercaremos a los grandes atletas que han salido de nuestro país, “Nuestros Grandes”.

Si bien es cierto que había muchos donde elegir, quería empezar por una de las grandes debilidades del que les escribe, la vallisoletana Mayte Martínez.

Sin duda alguna una de las atletas que más alegría nos han dado en los últimos años ha sido Mayte, en gran parte por su gran espíritu competitivo y la facilidad que tenia para dar el máximo en el momento clave.

Ha obtenido grandes éxitos en una prueba, a mi juicio, de las más complicadas que había como era el 800.

Además de ser una de las pruebas con más nivel, el formato en los grandes campeonatos hacia que fuese muy muy duro llegar a las finales.

A pesar de ello, la vallisoletana siempre sacaba su máximo en esos momentos y así ha conseguido el gran palmares que posee.

Como olvidar sus últimas rectas, llenas siempre de fuerza y potencia. Esa era sin duda su gran arma, ese gran final que tenía.

Mayte en sus demoledores finales.

La espina que le puede quedar clavada es la de los Juegos Olímpicos, tras participar en Sidney 2000 y llegar hasta semifinales en su primer gran campeonato, los de Atenas 2004 debían ser sus juegos, pero también se quedó en las semifinales y en Pekín 2008 no pudo participar por una fascitis plantar.

Las lesiones fueron una constante en sus últimos años de atleta, pero a pesar de ello, siempre siguió recuperando y entrenando para estar al máximo.

Su espectacular palmares es el siguiente:

-Campeona de España hasta en 17 ocasiones entre la pista cubierta y el aire libre, dos platas en -Campeonatos de Europa, uno en pista cubierta y otro al aire libre y dos bronces mundialistas, también uno bajo techo y otro al descubierto.

-Mejor atleta española en 2005 y 2007.

-Tiene el récord de España bajo techo del 800 con 1:59:52

-Segunda mejor marca española de todos los tiempo en 800m al aire libre con 1:57:62.

Mayte logrando el bronce en el Mundial de Osaka.

Tras ser campeona de España Junior de 800 y bronce Europeo en 1996, llegan los problemas de las lesiones, que hace que no sepamos mucho más de ella hasta 1999.

Tuvo el grave problema del hipertiroidismo, enfermedad que tardaron mucho en diagnosticarle y que en un principio parecía que podría alejarla del atletismo. Pero nada más lejos de la realidad, la vallisoletana, fiel a su espíritu competitivo y a su gran fuerza mental volvió a la competición y más fuerte que antes.

Saltó a la élite en el año 2000, donde conquista el título nacional absoluto de 800 bajo techo y al aire libre.

Ese mismo año debutó en una gran competición, ni más ni menos que en unos juegos, los de Sídney.

No pudo pasar de las semifinales, en una prueba de mucho nivel y con semifinales muy caras al disputarse tres y solo pasar dos por serie.

A pesar de no llegar a la final, hace marca personal y al fin consigue bajar la barrera de los 2 minutos.

Al año siguiente hizo su debut en unos campeonatos del mundo en los de Edmonton 01.

Realizó una gran competición llegando a la final, donde se tuvo que conformar con la séptima plaza, en una prueba dominada por la excepcional atleta de Mozambique Maria Mutola.

La vallisoletana y la gran Mutola en plena competición.

En 2002 en los Campeonatos de Europa de Viena en pista cubierta, llega a la final, donde en un final al límite llega exhausta y cae en línea de meta, perdiendo el bronce por milímetros y quedándose en la cuarta plaza.

El verano de 2002 de Mayte es simplemente espectacular.

Primero conquista la medalla de planta en el Campeonato de Europa de Munich, solo superada por la excelente atleta Jolanda Ceplak.

Además de ese gran éxito, consigue quedar tercera en una de las mejores reuniones atléticas del mundo, en Zurich, realizando además su mejor marca personal con 1:58:29.

Y lejos de conformarse con eso, a final de año se disputaba en Madrid la Copa del Mundo, donde fue segunda solo superada por Mutola.

En 2003, en los Campeonatos del Mundo Indoor de Birmingham, llega uno de los mayores éxitos de su carrera.

Era una prueba de mucho nivel, donde estaban las más grandes del mundo.

Mayte consigue la medalla de bronce, solo superada por Mutola y Graf y haciendo récord de España con 1:59:53.

Justo cuando estaba en su mejor momento, batiéndose con las mejores del mundo, vuelven a aparecer las lesiones y los problemas.

Por ello tuvo que renunciar al Mundial de París.

En 2004 las cosas no van bien el Mundial Indoor de Budapest y Mayte para preparar los Juegos de Atenas, decide hacer una concentración en altura, donde se ve afectada por un virus en un oído, lo que le provoca vértigos y hace que se le complique la cita olímpica.

A pesar de todo, su gran capacidad competitiva la lleva a Atenas, donde eso sí, no puede superar las semifinales y sigue sin poder disputar una final olímpica.

En 2005 consigue un gran éxito en los Europeos Indoor de Madrid donde es plata, solo superada por Chzhao.

En verano consigue un meritorio quinto puesto en la final del Mundial de Helsinki, una prueba con mucho nivel.

Ese mismo año decide participar en la Golden League y consigue un gran éxito como es lograr la victoria en una de las pruebas más importantes del mundo, la de Bruselas.

La vallisoletana una de las pocas españoles con buenos resultados en Golden League.

Pocos españoles pueden presumir de ganar una prueba como esa.

También es tercera en la final de Gran Prix en Mónaco.

En 2006 los problemas de lesiones y físicos se multiplican y renuncia al Mundial Indoor de Moscú y preparar el verano, donde las lesiones le siguen impidiendo una buena preparación, a pesar de ello consigue un meritorio séptimo puesto en el Europeo de Goteborg.

En 2007 se presenta en el Europeo Indoor de Birmingham, pero en la prueba de 1500, donde a pesar del gran nivel, consigue una excepcional quinta plaza.

El verano de ese año es simplemente impresionante.

Llega el Mundial de Osaka, en buena forma pero con algunas dudas.

Pero todo sale a la perfección y logra uno de sus mayores éxitos en su carrera, consiguiendo el bronce y logrando su mejor marca personal con 1:57:62 en una carrera muy rápida, dominada por la keniata Jepkosguei.

Mayte bronce, con Jepkosgei Oro en los mundiales de Osaka

Después del mundial aún consigue tres segundos puestos en pruebas de la Golden League en Roma, Zurich y Berlín.

En 2008 una fascitis plantar, de la que tiene que ser operada dos veces ese año, le aleja de disputar sus últimos juegos.

Las lesiones hacen que el final de su carrera sea muy duro, pero una gran luchadora como Mayte siguió entrenando y competiendo a pesar del dolor, hasta el 2012, donde anunció su retirada.

En conclusión, Mayte Martinez es una de las mejores atletas de la historia de nuestro país y una de las deportistas con más tesón y perseverancia que haya existido.

Desde aquí simplemente nos queda desearle lo mejor en su vida lejos del profesionalismo atlético.

Os dejamos también el enlace de la entrevista que le hemos hecho a Mayte http://desdelostacos.wordpress.com/2013/11/23/entrevista-a-mayte-martinez/

Por: @devesovic

2 comentarios sobre “Mayte Martínez, ejemplo de sacrificio, tenacidad y pasión por su deporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *