1

Jan Zelezny, un jabalinista de leyenda.

En desde los tacos nos gusta todo el atletismo y esta en vez en la sección de los más grandes, vamos hablar del mejor lanzador de jabalina de la historia y una de las grandes leyendas del mundo del atletismo, no es otro que el checo, Jan Zelezny.

 Zelezny nació en Boleslav, República Checa en 1966.

En su juventud, practicó deportes como el balonmano y el hockey hielo, pero pronto se decantó por el atletismo y más concretamente por la jabalina, pasión inculcada por sus padres, ambos lanzadores de jabalina.

En sus años de junior compaginaba la jabalina con la carrera militar. En el año 1.986 pasó a profesionales y se centró de lleno en el deporte que tanto éxito le daría.

En su primera gran competición, los europeos de Stuttgart 86, no consigue pasar el corte y meterse en la final. Pero al año siguiente da muestras de su gran potencial, mejorando ostensiblemente sus marcas y consiguiendo subir al podium en el mundial de Roma 87, donde es bronce con un lanzamiento de más de 82 metros, en una competición dominada por el finés Raty.

El gran Zelezny tras un lanzamiento.

Por aquel entonces el checo ya se había metido de lleno en la élite de la jabalina mundial, y en los años siguientes viviría grandes duelos contra otros grandes de la disciplina como Raty, Backley, Henry o Makarov.

En el 88 Zelezny disputa sus primeros Juegos, los de Seúl. El debut fue casi inmejorable, esta vez si batió a Raty, que fue bronce, pero se quedo a 12 cm del otro finés, Korjus, que conquistó el oro por delante del checo.

Después de su prematuro éxito, tuvo un par de temporadas más complicadas, pero en el 91 lanzo más de 90 metros, aunque en el mundial no tuvo su mejor actuación y no paso a la final.

Al año siguiente llegaban sus segundos Juegos, los de Barcelona, donde Zelezny se encumbró definitivamente como uno de los grandes.

En el podium de los juegos de Barcelona, recogiendo su oro.

El checo se proclamó campeón olímpico por delante de Raty y Backley, con una gran superioridad y con un lanzamiento cercano a los 90 metros.

Estos Juegos son el punto clave en la carrera de Jan, a partir de aqui, se convierte en el gran dominador de la disciplina y en el rival a batir por todos.

En el 93, el fenomenal lanzador, se va a los 95,66m en Sheffield y en el mundial disputado en Stuttgart, conquista la medalla de oro con un lanzamiento de 85,98 metros. En el 94 vuelve a lanzar más de 90 metros de nuevo en Sheffield, pero en los europeos de Helsinki solo puede ser bronce por detrás de sus grandes rivales Backley y Raty.

Mas allá de sus títulos y medallas, Zelezny estaba haciendo historia por sus marcas, lanzaba más de noventa metros con asiduidad, en su carrera hasta en 52 veces lo conseguiría, más que la suma de todos los jabalinistas de la historia juntos. Un dato que nos muestra el dominio y la grandeza del atleta checo.

En el 95 repetía titulo mundial, esta vez en Goteborg con una marca de 89,58 metros, superando con facilidad a Backley y Henry, que completaron el podium.

Cuando parecía difícil mejorar todo lo conseguido, llego el año 96, un año sin duda muy especial para él, repleto de grandes éxitos. Consiguió en la localidad alemana de Jena, el actual y asombroso récord del mundo, marchándose casi hasta los 100 metros. El registro fue de 98,48 y no parece que se vaya a batir en mucho tiempo.

Para redondear el año, llegaron los Juegos de Atlanta, y Zelezny mantenía su reinado olímpico, llevándose su segundo oro consecutivo. Volvió a batir a Backley y Raty con una lanzamiento de 88,16m.

Lanzando en la final olímpica de Atlanta, donde conquisto su tercer oro consecutivo.

En ese mismo año, Jan decide también probar en el béisbol, enrolándose en los Braves de las grandes ligas americanas. Eso sumado a una lesión de hombro al años siguiente, hizo que tuviese un par de temporadas muy por debajo de su nivel y que se especulase incluso con una retirada.

Prueba de ello fue el noveno puesto en el mundial de Atenas 97, pero en el 99, en el mundial de Sevilla, conquisto el bronce, por detrás de Parviainen y Gatsioudis. Además esa temporada volvió a estar cerca de los 90 metros y el gran Zelezny parecía estar de vuelta.

En el 2000, en sus cuartos Juegos, los de Sydney, Zelezny engrandeció aun más su leyenda conquistando su cuarta medalla olímpica y la tercera de oro consecutiva, algo casi inaudito en el mundo del atletismo.

En una final muy disputada y con unas marcas extraordinarias, Zelezny se fue a los 90,18 metros, récord olímpico, para superar a Backley y Makarov, uno por encima de 89 metros y el otro de 88.

Tras sus tres entorchados olímpicos, al año siguiente, también sumó su tercer entorchado mundial, al ganar el mundial de Edmonton de 2.001, con una increíble marca de 92,80 metros.

A partir de ahí, con algunos problemas físicos y ya en la recta final de su carrera, su rendimiento comenzó a bajar. Fue cuarto en el mundial de París en 2.003 y participo en sus últimos Juegos en Atenas 2.004, donde no pudo pasar a la mejora y acabó en la novena plaza.

En 2.006 anunció su retirada y en su última gran competición, los europeos de ese año en Goteborg, conquistó su última medalla, en este caso de bronce. Fue batido por una nueva generación de lanzadores que ya asomaban, el danés Thorkildsen y el finés Pitkamaki.

Se retiró con el asombroso palmares de 4 medallas olímpicas, 3 de ellas de oro y otros tres títulos mundiales, con un récord del mundo, que ni se sabe lo que puede durar, de 98,48metros.

Lanzó 52 veces por encima de 90 metros y tiene 29 de las 40 mejores marcas mundiales de todos los tiempos.

Por todo esto, Jan Zelezny es sin duda alguna, el mejor jabalinista de la historia y uno de los grandes del atletismo mundial.

Zelezny con su discípulo, Vesely.

Tras su retirada continuó vinculado al mundo del atletismo trabajando para el COI y en la actualidad es el entrenador del actual campeón del mundo de jabalina, el también checo, Vitezslav Vesely.

Por: @devesovic

Iván Devesa

One Comment

  1. Qué grande, un palmarés alucinante y qué decir de ese récord.. Gracias por presentarme a esta leyenda del atletismo jeje, ya voy adquiriendo cultura atlética poco a poco jajajaja.
    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *