0

Dick Fosbury, el hombre que revolucionó su disciplina

Hoy en nuestra sección de “Recordando la historia” es el turno de acordarnos del saltador que cambió la altura para siempre con su Fosbury Flop, el americano Dick Fosbury.

Fosbury era un joven atleta de la Universidad de Oregón que practicaba salto de altura. Con tan solo 21 años en el año 1968, se hizo popular por su particular estilo de saltar y tratar de sobrepasar el listón, y sorprendió al mundo en los juegos de ese año en México.

En ese año 1968 se proclamo campeón universitario con ese estilo que consistía en saltar dando la espalda al listón y que pasó a denominarse Fosbury Flop.

A este ese momento siempre se habían realizado los saltos de altura hacía delante, es decir el atleta se impulsaba tras la carrerilla con el pecho hacia delante en busca del listón o bien pasando una pierna y después otra, Fosbury en cambio saltaba de espaldas, es decir atacando el listón con la espalda en lugar de con el pecho.

Este es un ejemplo de algunos de los estilos existentes antes de Fosbury.

Este es un ejemplo de algunos de los estilos existentes antes de Fosbury.

El joven atleta explicaba que no conseguía saltar tanto de la manera convencional y que era mucho más sencillo.

Pese a que en un primer momento tuvo que oír muchas criticas por su forma de saltar poco convencional, él la siguió utilizando y le valió para clasificarse para los juegos de ese año.

En los Juegos Olímpicos de México de 1968 llego el momento clave para Dick y para el salto de altura en general.

Su salto revolucionario en los juegos del 68.

Su salto revolucionario en los juegos del 68.

Mucha gente no había visto saltar en aquel entonces a Fosbury, que dejó a la gente perpleja y boquiabierta con su forma de saltar.

El atleta americano conquisto el oro olímpico con una marca de 2,24m, lo que suponía una nueva plusmarca olímpica y sobretodo dejaba su estilo de salto como uno de los momentos de esos juegos y un cambio fundamental en la historia de su disciplina.

Si bien es cierto que pese a su estilo nunca logro el récord mundial, que por aquel entonces estaba en 2,28m, con el tiempo todo el mundo comenzó a poner en práctica el estilo de Fosbury y se demostró que era mucho más efectivo que los que se utilizaban con anterioridad.

En lo más alto del podium olímpico.

En lo más alto del podium olímpico.

El propio atleta siempre dijo que su mayor triunfo en el atletismo no fue el oro olímpico sino la impronta que dejó su estilo que pese a tener críticos en un principio, se demostró que era la mejor forma de realizar el salto de altura.

Lo más curioso de todo es que después del oro olímpico decidió no volver a saltar más, al estar cansado de ciertas criticas por su estilo de salto y al decir que no estaba preparado para un triunfo olímpico que no esperaba.

En cualquier caso pese a ser efímero el paso de Fosbury por el atletismo es uno de los grandes momentos de este maravilloso deporte y que merecía ser recordado una vez más.

Y a continuación podemos ver su mítico Fosbury Flop en México 68:

By @devesovic

Iván Devesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *