Cuando debutas en un mundial a los 34 años, por Ainhoa Pinedo

Una de las colaboraciones que más ilusión nos ha hecho desde que existe Desde Los Tacos, es la que hoy tendrá lugar. Se trata de una atleta incansable, que destiñe pasión por los 4 costados y que aún con 34 años, ha sido capaz de dar un golpe en la mesa y callar a aquellos que la siempre la dejaron en un 2º plano. Hablamos de Ainhoa Pinedo, marchadora que este verano debutaba en un mundial de atletismo con 34 años, y nos demostraba que no importa la edad para cumplir nuestros sueños. Ainhoa además, pese a sus problemas, hacía una carrera de menos a más y acabaría en una meritoria 21ª posición.

Os dejamos con el relato de como vivió su sueño Ainhoa:

 

Bueno, por donde empezar….

Un sueño hecho realidad, la recompensa a una temporada muy dura, a un año en el que estuve a punto de tirar la toalla. Pero ciertamente no es sólo la recompensa a una temporada en la que me he dejado la piel, si no a tantos años de trabajo y constancia. Podría contarlos, y por muchos que parezcan, jamás dejé de trabajar e intentarlo una y otra vez.

Cumplir ese sueño fue algo que jamás olvidaré, era mi primera vez en un gran campeonato a los 34 años. Y quien lo iba a decir? Pues sí, y quizás en el momento en que todo el mundo pensaba que Ainhoa Pinedo ya no tenía nada más que dar. Quizás esa fue la mayor de mis motivaciones, no por los demás, si no por mí misma, por demostrarme que aún podía ser mejor. Me lo debía a mí, pero sobre todo se lo debía a la personas que tras 17 años jamás han dejado de creer en mí, mi entrenador Manuel Segura. Durante todos estos años ha habido infinidad de momentos en que yo me daba por vencida, entonces llegaba él y me levantaba con más fuerza. 
Lo mejor de todo esto no ha sido ir a un Campeonato del Mundo, es mi razón para seguir creyendo en que aún puedo ser mejor, que la edad no tiene fecha de caducidad, no para mí y no en este momento.

Llegar aquí no ha sido nada fácil, años en que he trabajado, estudiado y entrenado, jamás me he dedicado a mi deporte como una atleta profesional. He tenido que sacarme las castañas del fuego, he tenido que sobrevivir y eso me hizo no dedicarme en cuerpo y alma a lo que más me gustaba. Pero creo que es uno de los motivos por los que los resultados han llegado con 34 años. Es ahora cuando siento que mi cuerpo está preparado para rendir al 200%, es ahora cuando creo que todo es posible. 

Ainhoa Pinedo en Australia | Andalucía información|

Este año, tras pasar 2 meses en Australia formando parte de un importante estudio de nutrición en marchadores profesionales, llegué a España con más conocimientos sobre mi deporte, sobre entrenamiento pero sobre todo sobre mí misma. Fueron 2 meses dedicada a entrenar, algo que jamás había hecho, y los resultados fueron muy positivos.

Comencé a entrenar en casa a la vuelta de Australia, y tras unos problemas físicos tuve que retirarme de un Campeonato de España donde partía como una de las favoritas. Fue un duro golpe, pero seguí preparando el siguiente reto, unas semanas después en una prueba clasificatoria para la Copa de Europa. Y entonces volví a tener problemas físicos, quedé fuera de la clasificación para la Copa de Europa, donde mis jóvenes compañeras mostraron un estado de forma excepcional. Y ese fue mi momento crítico. Me vi absolutamente fuera de juego, realmente pensé que mi edad era un hándicap, y quise abandonar. Me tomé unas semanas de reflexión, pensamientos como: ” tengo 34 años, no tengo trabajo, no tengo familia ni hijos, no tengo ahorros, ni una casa propia, no tengo ningún tipo de estabilidad…” y pensé que era por fin el momento de dejarlo. Pero no supe hacerlo, no veía aún mi vida sin mi deporte, no me veía en mi día a día sin la exigencia del deporte, de los entrenos, de las competiciones…

Resultado de imagen de ainhoa pinedo cantones
Ainhoa Pinedo entrando en el Veleta

Y como siempre, ahí estaba mi entrenador, para levantarme, para empujarme y para que volviese a intentarlo una vez más. Tenia dos meses para preparar la última prueba clasificatoria para el mundial, y poco a poco y tras un descanso empecé con una preparación minuciosa, muy controlada y con ciertos cambios en los entrenamientos. Poco a poco mi motivación fue creciendo, me iba sintiendo más fuerte, iba cumpliendo semana tras semanas y mejorando ritmos que pocas veces había logrado. Y entonces me di cuenta de que la motivación era lo que me faltaba. Volvía a ser feliz con algo que me había provocado a veces tanto dolor. Y es que el deporte es así, puede darte lo mas maravilloso del mundo, pero arrebatarte mil cosas. 

Resultado de imagen de ainhoa pinedo londres 2017
Durante los 20km marcha en Londres 2017 |EFE|

Y entonces llegó esa prueba, una prueba en la que supe que no contaban conmigo como una de las atletas que podría clasificarse para el Campeonato del Mundo, y confieso que eso me provocó una mezcla de motivación, decepción y rabia que saqué el día de la prueba. Fui inteligente, sabía en qué momento de forma estaba y en que todo podría suceder. Y así pasó. No sólo logré clasificarme, si no que mejoré mi marca en 20 km 2 minutos, y con 34 años lograba la mejor temporada de mi vida. Cruzar esa línea de meta fue algo tan maravilloso y espectacular, era la recompensa  a todo lo vivido y lo sufrido. 

Y con esa motivación que jamás había experimentado preparé el mundial. Ha sido la mejor preparación de mi carrera deportiva, marcas, tiempos, pulsos que jamás antes había logrado, ni con 20, ni con 25 ni con 30 años, sino con 34.  No fallé ni un solo día, llegaba al mundial en mejor forma que para la competición de la Coruña donde lograba la clasificación. Sólo un problema físico que llevaba arrastrando unos meses me hizo no poder demostrar ese estado de forma en Londres. A partir de ciertos kms una de mis piernas se queda completamente dormida, y en el mundial lo hizo. A partir del km 8 fue una lucha por llegar a meta, por no perder el ritmo, y por dar más de lo que podía. A pesar de todo, fue la mejor experiencia de mi vida a nivel deportivo. Algo que me había ganado con creces y que creo que merecía. Lamentablemente el deporte y su exigencia es a veces así de duro, las lesiones son parte de ello. Pero ese mundial me ha dado la motivación que necesitaba para seguir luchando unos cuantos años más y sin fecha de caducidad. 

Nuevos objetivos, nuevas metas, nuevas motivaciones y una nueva distancia, 50 km. Poco a poco se va implantando y quiero intentar ser una de las mejores en la distancia. No puedo esperar a empezar esa preparación, a ese debut en una distancia que respeto tanto. 

Y así fue mi experiencia para el mundial, una preparación que he disfrutando como nunca, una preparación de la que ha formado parte mucha gente, gente que me ha acompañado , que me ha empujado a dar más de mí, una recompensa que jamás olvidaré.

Alberto Rodríguez

Intento de atleta y marchador. Toledano acogido en Madrid. Se supone que soy el que manda aquí. Se supone. Tw: @Albertobe7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *