Creéis en la segunda oportunidad de los atletas?

En una conversación con mis grandes compañeros Raúl y Alberto nos surgió una pequeña discusión (siempre en buenos términos jeje) acerca de atletas que han dado positivo y que ahora mismo están compitiendo.

No quiero meterme en el fangoso mundo del dopaje, el cuál rechazo totalmente y además no tengo suficientes conocimientos ni médicos ni jurídicos para lanzar opiniones formadas sobre estos asuntos.

Pero si creo que todos nos podemos equivocar y sobretodo que no todos los casos son iguales, no es lo mismo reincidir en sustancias dopantes que potencien tu rendimiento que hacerlo una vez por una sustancia que no se utilizaba con fines de rendimiento.

De todas formas lo que me interesa saber y donde teníamos la discusión es que si un atleta ha dado positivo y cumplió su sanción, cuando regresa a la competición ya no creéis en él, es decir, no os gusta verlo o que tenga éxito.

Si es así supongo que es por la duda que dejá de si irá limpio o no, esta claro que han ensuciado el deporte, que sus trampas machacan a un deporte que ya tiene de por si sus problemas.

Pero en mi caso particular y seguramente poco común yo no tengo problemas en volver a verlos competir y en que vuelvan a tener éxito, siempre y cuando hayan cumplido la justa sanción por lo que hayan realizado y por supuesto que se demuestre que ya están limpios y no vuelvan a incurrir en ninguna trampa tan sucia y repugnante como la del dopaje.

Merritt es uno de los grandes de la actualidad que cumplió su sanción por dopaje.
Merritt es uno de los grandes de la actualidad que cumplió su sanción por dopaje.

Disfruto viendo correr a Merritt o viendo lanzar a Perkovic y si ahora están limpios, no veo porque no se debe tener en cuanto su éxito.

Y quiero reiterar que cada caso es diferente, ahora este tema salia por el próximo duelo en Laussane entre Gatlin y Gay, dos estrellas de la velocidad americana que han incurrido en estas trampas.

Quizá el caso de Gatlin, que era un atleta por el cuál sentía admiración allá por 2004, sea un ejemplo de atleta que quizá no se debe perdonar, por haber reincidido en los engaños del dopaje y haberse demostrado y reconocido.

En ambos casos su colaboración con la USADA trajo consigo una reducción de sanción, lo cuál sería otro tema a debatir, pero como os decía no quiero meterme en esos temas.

Nos guste o no muchos de los grandes nombres del atletismo actual están bajo la sombra del dopaje, como la de los velocistas comentados o Merritt,Chambers, Perkovic, Lysenko,Ohurugu, etc…

La mejor discobola de la actualidad también tuvo su sanción por fallar a unos controles.
La mejor discobola de la actualidad también tuvo su sanción por fallar a unos controles.

Sobra decir que son una minoría y que creo en el deporte y en el atletismo limpio, pero lo que hoy me gustaría conocer es vuestra opinión acerca de vuestras sensaciones cuando veis competir a estos atletas.

Los veis como unos más y disfrutáis de sus actuaciones y logros o por contra los veis con reserva y preferís que no triunfen?

Cada uno tendrá su opinión e insisto que yo solo transmito la mía sin meterme en temas de justicia o de como deberían ser o no ser las sanciones y tenemos interés en conocer las vuestras.

By @devesovic

2 comentarios sobre “Creéis en la segunda oportunidad de los atletas?

  • el junio 3, 2014 a las 2:38 pm
    Permalink

    Hola a todos. En mi opinión, cada caso es distinto, y es complicado juzgar de manera general.
    No creo en los “errores”, o en el “todos tenemos derecho a equivocarnos”. Cuando un atleta en particular, o un deportista en general, cae en la trampa del dopaje, no es un error. Un error es que la táctica que tienes prevista en la carrera no te salga bien. O que los entrenamientos no den el fruto esperado. O que la planificación no sea la correcta. Eso son errores. De rendimiento, en algunos casos, de enfoque, en otros. Pero no es un “error” agenciarse productos dopantes para aumentar el rendimiento. No hablamos ya de traficar, delito en nuestra legislación. Ni confiar ciegamente en un médico, que los administre, pese a depositar en ellos dicha confianza. El deber del deportista es conocer qué productos no están permitidos en su deporte.

    Caer en esa trampa es engañar, es defraudar la confianza de quienes apuestan por el atleta, de todas las personas de su alrededor, o de todas aquellas que vibraron con sus competiciones. Es que no importe la integridad de los compañeros de profesión, ni de los patrocinadores que apuestan por el trabajo y el talento.
    Que vuelvan, y consigan aparentar que nada ha ocurrido es perjudicial. Es auto-proclamarse poco menos que víctimas de un sistema, o de un defecto. Es perjudicial para ellos, por una imagen que nunca va a volver a ser la misma. Y es perjudicial para los que no quieren ver lo que tienen delante.
    De nada sirve proclamar o confiar en una “tolerancia cero” que lo sea de boquilla, de palabra. Hay que luchar con todos los medios disponibles. Y eso tiene que empezar por las instituciones y organismos que lo regulan. Y continuar por los propios compañeros y aficionados.
    No quiero pensar en cómo se puede sentir un profesional que ve imposibilitado su sueño de acudir por ejemplo a un gran campeonato o a unos Juegos Olímpicos, porque alguien que traspasó la línea le privó de esa posibilidad.
    Y aunque no nos guste, hay que hablar de ello. Tiene que estar presente. Sanciones más duras. Devolver premios. Inhabilitar para volver a competir, para volver a sumergirse en este mundo, aunque sea de manera amateur. Un mundo en el que no quisieron luchar de tú a tú de forma limpia. No mediante un “error”, sino mediante un engaño.
    El Gatlin vs. Gay de Lausana del próximo 3 de julio está generando más debate por el dopaje que por el propio enfrentamiento deportivo. Y eso, nos guste o no, no es bueno para el atletismo.

    Un saludo.

    http://www.soycobarde.com

    Respuesta
    • el junio 3, 2014 a las 11:05 pm
      Permalink

      Muchísimas gracias por tu aportación.
      Tienes mucha razón cuando diferencias entre error y engaño, con tantísima gente y repercusión es una responsabilidad enorme.
      Totalmente de acuerdo en lo que explicas, sanciones más duras y ningún reconocimiento al atleta que se ha dopado.

      Buenísimo el artículo que enlazas de foroatletismo “¿A qué estamos jugando?

      Saludos y gracias de nuevo!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *