0

Boston celebrá su maratón más emotiva

Sin duda alguna, el de Boston es el maratón más mítico de todos lo que existen en el mundo y este año era más especial que nunca, después de todos los desgraciados acontecimientos del pasado año.

Se disputa desde 1897 y tan solo una vez dejo de disputarse, en el año 1918 debido a la primera guerra mundial.

Este año se disputó la edición número 118, estos datos nos ayudan a entender la grandeza y tradición que nos trae esta gran maratón.

Su recorrido uno de los más maravillosos que existen hacen a su vez que sus marcas no sean homologadas a efectos de la IAFF, primero por el exceso de desnivel negativo y segundo porque la salida y la meta están separadas por más de 21 km.

A destacar las cuatro colinas durante el recorrido en especial la mítica Heartbreak Hill (colina rompecorazones) situada en el km 32, donde llega el momento más duro para los atletas, un autentico muro de 1400m de recorrido.

Pero sin duda alguna lo que hace más emotiva y especial esta maratón es la gente y su tradición.

Cada año hay más y más participación y sobretodo el público, un público multitudinario y entregado que hacen esta carrera tan bonita y tan especial.

Si pocas cosas existen en el mundo del deporte más especiales que una maratón, la de Boston es si cabe más maravillosa todavía.

Este año se vivió un ambiente más especial que nunca, el año pasado este gran acontecimiento deportivo y festivo se vio alterado por culpa de un atentado que no solo hizo daño a la gente que lo sufrió en sus carnes sino al espíritu de la prueba y del mundo del deporte.

Por ello este año la participación se acrecentó, y es que este año han participado en la maratón más antigua del mundo 9000 atletas más que el pasado año, para un total de 36000 participantes, que han vuelto a convertir Boston en una fiesta del deporte y del atletismo.

Carrera femenina

La prueba femenina nos deparó un verdadero espectáculo y una carrera difícil de olvidar que sin duda será recordada como una de las más grandes aquí disputadas, no obstante es la maratón de Boston más rápida de la historia en la categoría femenina.

La prueba tuvo dos nombres propios, el primero era la atleta local Shalane Flanigan.

La atleta americana lanzó la prueba desde el principio marcando un ritmo casi suicida, que solo las más grandes de la prueba podían seguir.

Con un correr algo extraño pero velocísimo ante el éxtasis del público que veían como una de las suyas no tenía miedo a nada y con gran valentía imponía ese fuerte ritmo a la prueba.

A la llegada al gran mura de Heartbreak Flanigan ya no seguía en cabeza y comandaban la prueba las grandes favoritas Rita Jeptoo y Mare Dibaba, seguidas por Jelagat, Melkamu y Deba.

En los último km llegó el ataque del otro nombre propio de la carrera, la gran atleta keniata Rita Jeptoo que se marcho en solitario en busca de la línea de meta.

Con un gran final y aprovechándose del fuerte ritmo que había marcado la americana, Jeptoo no solo sumo su tercera victoria en Boston sino que entro en meta delante de un ambiente impresionante, con el público entregado y con la mejor marca de la historia de la prueba, 2:18:57.

Griterío ensordecedor del respetable y Jeptoo de rodillas celebrando su tercer triunfo en Boston.

Jeptoo entra victoriosa por tercera vez en Boston.

Jeptoo entra victoriosa por tercera vez en Boston.

Por detrás llegaron las etíopes Deba, que también bajo de las 2 horas 20 minutos, con 2:19:59, su mejor marca de siempre y Mare Dibaba, que completo el podium.

En la séptima plaza y con una marca de 2:22:02, llego la americana Flanigan, que mejoro en más de tres minutos su mejor marca.

La marca de Jeptoo, que como explicamos no tiene homologación oficial para la IAAF, sería la quinta mejor de siempre.

Grandisimo espectáculo el vivido hoy en Boston en la categoría femenina.

Categoría masculina

En la categoría masculina la prueba empezó mucho más tranquila que en la femenina con un ritmo bueno pero no suicida, con ritmos en proyección de las dos horas ocho, dos horas nueve.

En torno al ecuador de la carrera el americano de origen eritreo Meb Keflezighi tomo la delantero con un gran ataque, que le permitió obtener una ventaja de más de un minuto sobre el grupo de favoritos.

Pero si algo tuvo esta carrera es sorpresas y fallos de los favoritos, ya que los a priori favoritos Kimetto y Desisa no estuvieron en los primeros puestos al final de la prueba.

El grupo de atrás cada vez con menos unidades fue recortando ventajas al americano, que cada vez notaba más en sus piernas el cansancio y el esfuerzo realizado.

En el grupo perseguidor llego el ataque del keniano Wilson Chebet, que poco a poco se acercaba al líder de la prueba.

En un final de los más agónicos que se recuerden Keflezighi medio vació de fuerzas, encontró en un público más que entregado las fuerzas necesarias para llegar a meta, ante un Chebet que en los instantes finales explotaba y veía como se le escapaba la opción de victoria.

Meb Keflezigui primer americano desde 1983 en ganar la prueba.

Meb Keflezigui primer americano desde 1983 en ganar la prueba.

Keflezighi entro en meta triunfante, convirtiéndose en el primer americano desde 1983 en ganar la prueba y con su mejor marca de siempre en 2:08:37.

Chebet llego segundo a once segundos y con tan solo dos de ventaja sobre su compatriota Chepkwony, que completo el podium.

Tras un final tan emocionante, la imagen de todo el público entregado y Keflezighi rompiendo a llorar pusieron los pelos de punta a todos.

En conclusión tras toda la desgracias del pasado año, Boston y el mundo del atletismo a sabido reaccionar a lo grande, y se ha vivido una gran fiesta y una gran jornada de atletismo.

Que duro es la maratón si, cuanto se sufre a veces si, pero es de lo más bonito que existe y en Boston tiene un algo que lo hace más especial todavía.

By @devesovic

Iván Devesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *