Antonio Abadía: Dulce debut en Sopot.

En esta nueva etapa con la recién estrenada web no podía faltar la sección en la que los atletas nos dejan sus historias y vivencias en el mundillo del atletismo. En esta ocasión tenemos un estreno de lujo ya que el gran Antonio Abadía ha querido colaborar, y que mejor manera de hacerlo que contándonos como fue su estreno como internacional absoluto en los pasados mundiales de Sopot (Polonia).

Antonio, un currante del atletismo especialista en medio fondo es un Zaragozano que milita en el Simply-Scorpio 71. A sus 23 años ya ha debutado con la absoluta. En Sopot fue capaz de bajar nada menos que 5 segundos su marca personal en 3.000m pero tan solo unas décimas le alejaron de la final. Además este año ya fue subcampeón de España de 3000m tras Víctor García. Entre sus mayores éxitos destaca el oro en categoría junior en los europeos de Novi Sad (Serbia), además de varios títulos de campeón de España en cross, 1500 y 3000m en categorías inferiores, uno de los cuales pude presenciar en directo en 2012 en Toledo y fue una autentica exhibición.

Antonio Abadía en la salida del 3000m del mundial

Aquí os dejamos el artículo que Antonio ha escrito para Desde los tacos:

Lo que parecía un sueño estaba a punto de hacerse realidad, jamás imaginé que podría lograr una mínima para participar en un mundial absoluto, y casi sin pretenderlo ni plantearlo seriamente, iba a poder estar entre los mejores especialistas del mundo, codo con codo, peleando por una de las doce plazas que daban acceso a la gran final.

El camino no iba a ser fácil desde que el director técnico de la federación dijese mi nombre a la hora de presentar la selección, tocaba defender los colores de todos los atletas que día a día han peleado cada segundo, cada kilómetro y cada día de entrenamiento para poder mejorar su condición física.
Los últimos entrenamientos que había realizado habían sido mermados por unas fuertes rachas de viento en Zaragoza, y las sensaciones de cara al gran campeonato eran realmente malas, con serias dudas de si iba a poder al menos acercarme a la marca que acreditaba, esos 7 minutos 51 segundos que había logrado inesperadamente un mes atrás.
Abadía en los 10km de Laredo, que completo en 29:06.
Abadía en los 10km de Laredo, que completó en 29:06.
Una vez en la expedición, llegaba la hora de alejarse de esos pensamientos de pesimismo y ser consciente de que era un verdadero privilegiado por poder estar donde muchos otros jamás han podido llegar. La ciudad polaca de Sopot nos daba la bienvenida con un cierto olor a tartán, nerviosismo y por supuesto, ganas de demostrar que no íbamos de turismo.
Todos deseábamos saber qué semifinal nos iba a tocar, cruzando los dedos para ser la última semi para tener referencias de cara a poder acceder a una anhelada final. Casi instantáneamente aparecieron las listas, tanto Adel Mechaal como yo íbamos en la última semifinal de nuestras respectivas pruebas.
Una vez llegado el día de competición, tengo la manía de acudir a la pista para poder visualizar a mis compañeros y animarles, tratando de alejarme por unos instantes de la concentración que iba a requerir mi competición que tendría lugar en la jornada de tarde. Desafortunadamente, todos los atletas españoles, excepto Ruth Beitia, no conseguían acceder a la final.
Llegaba mi turno, rutina habitual de competición, pero esta vez la carrera era clara, se iba a correr y mucho, la duda estaba en si iba a ser de inicio o solamente en el tramo final. Decidí colocarme lo más cerca de los puestos de acceso directo a la final, pero el dominio de los atletas africanos y el fuerte ritmo impuesto por el atleta neozelandés iba a complicar la táctica de carrera. El paso por el 2000 ya dejaba a dos atletas como víctimas, y mi única opción era pegarme al francés Kowal, con más experiencia y con grandes marcas en la distancia, pero no iba a ser su día y las últimas 3 vueltas empezó a perder ritmo considerablemente, por lo que decidí pasarlo a falta de dos vueltas para el final, logrando finalmente una gran marca personal (7:46.36) y terminando muy rápido el último 400.
Finalmente no conseguía alcanzar la final a pesar de esa marca personal, un par de décimas se encargaban de alejarme de esa final, pero el sabor de boca no fue para nada amargo, simplemente me ha servido para usarlo de motivación día a día y seguir peleando para que si todo sigue como hasta ahora, pueda volver a repetir esta experiencia, pero esperemos, que con un final aún más agradable.
Escrito por: Antonio Abadía.

Alberto Rodríguez

Intento de atleta y marchador. Toledano acogido en Madrid. Se supone que soy el que manda aquí. Se supone. Tw: @Albertobe7

Un comentario sobre “Antonio Abadía: Dulce debut en Sopot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *