0

Alberto Juantorena, el caballo cubano

Hoy en nuestra sección “Los más grandes” tenemos al gran atleta cubano Alberto Juantorena.

Conocido como el caballo por su fuerza y potencia, Juantorena será recordado siempre en el mundo del atletismo primero por su impresionante elegancia corriendo y segundo por conseguir uno de los grandes hitos del atletismo.

Ya que es el único atleta hombre o mujer que ha conseguido el doblete olímpico en 400 y 800 metros, algo tremendamente complicado y que costará muy mucho volver a ver.

Nacido en 1950 en Santiago de Cuba, Alberto empezó de joven en el deporte a través del baloncesto y es que era un hombre de gran envergadura y 1,92m de estatura.

Pero con 21 años el entrenador de atletismo polaco Zygmunt Zabierzowski lo descubrió y le abrió las puertas del atletismo.

Empezó en el atletismo dedicándose en exclusiva a la prueba de los 400m y tan solo un año después el atleta cubano participa en sus primeros juegos olímpicos, los de Múnich 72.

No pudo pasar de las semifinales pero fue la punta de lanza de su excelente carrera deportiva.

Al año siguiente,en 1973, empezó a cosechar éxitos en el 400m. Fue campeón de la Universiada de Moscú y empezó a mejorar ostensiblemente sus marcas.

El gran atleta cubano en acción.

El gran atleta cubano en acción.

En 1975 en los Juegos Panamericanos sumo dos platas en 400 y en 4×400 y siguió mejorando sus registros en el 400m.

En 1976 año de los Juegos Olímpicos de Montreal, fue cuando comenzó a correr los 800m y llegaba a Canadá como máximo aspirante al oro en los 400m y sin muchas opciones de grandes logros en los 800m.

Llegó la final del 800m y Juantorena asombro al mundo ganando a gente como al gran belga Van Damme y a Wolhutter.

De esta manera ganaba el oro olímpico en una prueba que apenas había corrido en competición y donde además establecía un nuevo récord mundial en 1:43,50.

Recogiendo el oro olímpico en los 800metros de Montreal 76.

Recogiendo el oro olímpico en los 800metros de Montreal 76.

Tres días después repitió éxito en la final del 400m, consiguiendo el doblete olímpico y la mejor marca de su vida con 44,26.

Alberto dedicó su triunfo a la revolución cubana y a Fidel Castro.

De esta manera el genial atleta cubano se convirtió en el hombre de los juegos y lograba un hito histórico hasta ahora nunca más visto y que se creía imposible, ganar el oro en 400 y 800, una prueba de velocidad y otra de medio fondo.

Además fue séptimo en el 4×400 en esos juegos.

Tras su gran éxito en Montreal, en 1977 siguió con su estado de gracias y domino los rankings mundial tanto de 400 como de 800 metros,

Por aquel entonces no existía el Campeonato del Mundo de Atletismo, pero si la Copa del Mundo que ese año se celebraba en Dusseldorf.

Allí se impuso en el 400 y el 800, además de acabar tercero en el 4×400.

Tremenda victoria del cubano en el 800 de Dusseldorf en un gran duelo con el keniano Mike Boit.

Por si fuera poco, meses después supero en Sofía su propia plusmarca mundial del 800 con un crono de 1:43,44.

Este récord le duraría dos años, cuando Sebastian Coe lo pulverizo dejándolo en 1:42,33.

Para los Juegos de Moscú 80 decidió participar tan solo en el 400, ya que se veía sin opciones en las dos vueltas a la pista.

Pero en la final tan solo pudo ser cuarto y se quedo fuera del podium.

Su último gran éxito fue en una competición algo menos como eran los Juegos Centroamericanos de 1982, donde logró imponerse en 400,800 y 4×400 tras una brillante última posta.

Su última gran competición fue el Mundial de Helsenli 83, donde se clasificó para las semifinales, donde no pudo participar por una lesión.

Y puso punto y final a su carrera como atleta, pero siguió vinculado a este deporte como presidente de la federación cubana de atletismo y como miembro del Comité Olímpico Internacional.

juantorenareciente

Entregando una medalla en los Campeonatos del Mundo de Daegu como miembro del COI.

Sin duda alguna uno de los más grandes atletas de la historia y que siempre será recordado por lo que hizo en 1976 en Montreal.

By @devesovic

Iván Devesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *